Análisis: Stranglehold



¿Os acordáis del primer Tomb Raider? Sí, sí, el primero de todos. Ese en el que todavía no nos creíamos que una mujer estuviese pegando tiros en nuestras pantallas. Pues ese Tomb Raider tiene una fase que me marcó especialmente. Me refiero al momento en el que te enfrentas a un humano (anteriormente todo habían sido osos y velocirraptores) y tras dispararle durante 5 minutos, el juego mostraba una escena en la que el tío recibe un tiro en el hombro, pierde el arma y se pone a hablar contigo. Es decir, después de llenar de plomo al cabronazo… el juego va y te dice que sólo le has dado un tirito en el hombro. Me pareció indignante. Pues bien, Stranglehold es eso al cuadrado… y mucho más que ahora mencionaré, pero es que quería contaros la “anécdota”.

Con este análisis no me voy a extender demasiado, porque al fin y al cabo es de un juego que ya tiene un tiempo y si pongo un tochaco no se lo va a leer ni King Kong (y eso que al rey de los monos le gusta leer). Ahora que ya sabéis que esto va a ser breve arranco tras el salto.

Lo bueno:
- Tiros, tiros y más tiros. Y por si fuese poco Chow Yun-Fat pegando tiros.
- Los tiros no sólo matan enemigos, también destrozan el escenario que da gusto y eso mola mucho. Afán de destrucción videojueguil que tiene uno.
- Algunas escenas muy películeras que recuerdan a las mejores cintas de John Woo o Ringo Lam (esto son palabras mayores, eh).
- La variedad de armas, que te la oportunidad de pegar tiros con pistolas, escopetas, metralletas de varios tipos, rifles de francotirador, bazookas…
- Los gráficos son bastante buenos y el juego va muy fluido en mi modesto AMD 3500.

El guapo

Ni fu ni fa:
- El juego está doblado, pero el doblaje no es que sea para tirar cohetes precisamente.
- Las escenas de acción peliculeras están bien… pero cuando se repiten veinte veces resultan bastante cansinas. Sí, cansinas.
- El “tiempo tequila” mola… pero el abuso tan excesivo del que hace gala Stranglehold le resta espectacularidad.
- La historia. El guión no está a la altura de una buena película de John Woo (que es lo que uno se espera).

El flaco

Lo malo:
-El control del protagonista es bastante tosco: cubrirse resulta muy incomodo, el personaje se desliza automaticamante por encima de las mesas...
-Odio eso de llenar de plomo hasta las cejas a un enemigo y que después me salga una puerca escena en la que le pego un tiro en el hombro.
-Repetitivo al final. En exceso.
-¡Son cerca de 8 gigas en el disco duro!


Conclusión:
Es decir, seis fantasmitas. Ameno y sencillo ¿no?

1 comentarios:

Scope131 dijo...

Por eso yo tengo la version de Xbox 360... XD

Publicar un comentario en la entrada