Análisis: S.T.A.L.K.E.R. – Clear Sky



El primer STALKER me gustó mucho, me pareció un “shooter” innovador y con mucho carisma. Fue todo un soplo de aire fresco a un género que se estaba quedando algo estancado con tanta linealidad y tanto marine super hombre capaz de matar tres regimientos a navajazos. Además, la inclusión de leves elementos roleros como puedan ser el inventario, la mejora de armas, hablar con personajes, conseguir y completar “quests” o tener dinero, le daba un carácter… diferente. Sí, diferente es la palabra. STALKER: Shadow of the Chernobyl fue el primer juego de lo que podría llamarse legitamente un sub-género de los FPS. Y Clear Sky, su continuación, es más de lo mismo.


Lo idéntico
El que Clear Sky sea más de lo mismo es bueno y malo al mismo tiempo. Bueno porque si te gustó el STALKER original, éste te va a gustar. Malo porque si te gustó el STALKER original, éste te va a saber exactamente igual. Y es que si bien el protagonista y la historia principal son distintos, todo lo demás permanece casi idéntico. La mayoría de escenarios han sido reutilizados, casi todas las armas son recicladas (de nuevo sin tener nombres reales), hay muy pocos enemigos nuevos y los artefactos no los he contado, pero supongo que tampoco habrá muchas novedades al respecto. ¿Hace esto que el juego sea una mierda? En absoluto. Todo esto haría que Clear Sky fuese una pobre expansión, pero claro, no es una expansión, es un juego en si mismo y como juego en si mismo (siempre y cuando no hayas jugado al STALKER original) es un juegazo.

Lo bueno
Dejando atrás las similitudes entre ambos STALKERs, en este párrafo analizaré por qué Clear Sky es un juegazo y uno de los mejores shooters que puedes instalar en tu ordenador hoy día. En primer lugar, la jugabilidad es genial. Mezcla perfectamente una constante sensación de realidad y debilidad ante los disparos enemigos, con la típica sensación de marine super heroe capaz de matarlos a todos. Y el cóctel da un resultado genial… muy difícil (casi desesperante) en ocasiones, pero genial al fin y al cabo. En segundo lugar, la ambientación, aunque inalterada con respecto al primer juego, es mágica. Ya sé que resulta muy extraño decir que hay magia en la atmósfera que rodea al incidente de Chernobyl, pero es la verdad. Todo tiene un halo de misticismo oscuro que, en mi opinión, le da a la saga STALKER la mejor ambientación que ha tenido nunca un FPS (Deus Ex es un RPG, así que no cuenta). Y por último, aunque no por ello menos importante, está la excelente optimización del juego. Y es que a pesar de tener unos gráficos nada despreciables y unos entornos abiertos enormes, el juego va de lujo en mi AMD 3500, lo cual se agradece enormemente.

Lo malo
Ya hemos visto las similitudes entre ambos STALKERs y las virtudes de Clear Sky. Ahora voy a enumerar los defectos, que no son pocos, de éste último. Para empezar está el desquiciante tema de las armas. Vale que sean de mala calidad, pero la sensación de impotencia que produce el tener que estar a metro y medio para acertarle a alguien (al principio del juego) puede llevar a más de uno al abandono. Más aún cuando, teniendo el mismo arma, los enemigos sí que te aciertan a cincuenta metros de distancia. Lo que nos lleva al segundo punto negativo: los enemigos, que si bien tienen una inteligencia artificial muy buena, son demasiado preciosos y avispados. Ejemplo: es de noche, está lloviendo y yo me estoy acercando sigilosamente cuchillo en mano a un enemigo por la espalda. Cuando estoy a un metro el tío se da cuenta, se gira noventa grados, me pega un tiro y me mata. ¡Pero si estaba lloviendo y era de noche! (nótese la profunda frustración que desprende mi ejemplo). Otro importante punto negativo del juego es la similitud de todas las misiones. Nuestro objetivo siempre será prácticamente el mismo: acabar con Zutanito y hablar con Menganito, sólo para que menganito nos mande hablar con Manolito, el cual nos pedirá que matemos a Periquito.

La conclusión
STALKER – Clear Sky es un juego que nadie que no haya jugado al original debe perderse. No es tan espectacular como puedan ser otros grandes exponentes del género (vease Crysis o Call of Duty 4) pero tampoco lo intenta. Su objetivo es ir un paso más allá que el FPS por antonomasia… y lo consigue. Además entretiene y deja un excelente sabor de boca que pocos títulos son capaces de hacerte paladear. Es el sabor a juego bien hecho, reciclado, pero bien hecho.


Ficha técnica:


Desarrolladora: GSC

Distribuidora: Deep Silver

Plataforma: PC

Género: FPS

Idioma: Español (voces y textos)

PEGI: 16+

Precio: 39,95 €

2 comentarios:

vid's dijo...

Buf, yo tengo ganazas de probarlo. Principalmente porque me qudé sin jugar la original y me llamaba en demasía. GSC, además de hacer geniales juegos de estrategia como Cossacks, cuando se mete en un FPS, suele ser para bien. Como con Codename Outbreak.

La Ilustre Redacción dijo...

Debo probar aún el original antes de juzgar este juego, pero no tiene mala pinta del todo... aunque peor que el original ehn.

Wen análisis amico.

Publicar un comentario en la entrada