Análisis: Quantum of Solace



Que Quantum of Solace se llame Quantum of Solace es bastante paradójico, ya que la práctica totalidad de sus misiones siguen la línea argumental de Casino Royale. Cierto es que hay muchísimos más disparos y muertos que en la película, pero algo me dice que si no fuese así no sería tan divertido. Y es que el nuevo juego del señor Bond es ante todo eso, divertido, y ya sabéis que me encantan los juegos divertidos. ¿Lo sabéis no?


Como ya he dicho en la entradilla, la historia de Quantum of Solace no tendrá ningún secreto para cualquiera que haya visto Casino Royale. Así que bueno, no voy a engañar a nadie, no es un argumento del copón, pero al menos es entretenido, y consigue transmitir muy acertadamente la esencia de la película de James Bond al videojuego. Además, recordemos que estamos ante un shooter, género por excelencia en el que el argumento es algo totalmente secundario, así que tampoco me voy a rasgar las vestiduras por un guión cinematográfico normalito. Eso sí, si no has visto Casino Royale y quieres verla, ni se te ocurra jugar: te “spoilearas” a base de bien. Advertido quedas.

La jugabilidad, por su parte, me ha gustado mucho. De hecho es posiblemente el apartado que más me ha molado de todo el juego. El sistema de coberturas no es para nada innovador, pero sí muy efectivo. La respuesta de las armas, su potencia y su retroceso resultan bastante realistas. La cantidad de daño que puedes recibir antes de morir es la justa para ser divertido y realista al mismo tiempo. Los objetos “explotables” del escenario dan mucho juego durante los enfrentamientos. La inteligencia artificial de los enemigos tampoco es nada del otro jueves, pero sí que se esconderán, cubrirán y lanzarán granadas según convenga. Los Quick Time Events son bastante escasos y relativamente fáciles, lo cual es de agradecer, porque estoy hasta donde ya sabéis de ellos. Por último, lo que menos me ha gustado de este apartado es lo sumamente esquemático que resulta en ocasiones. Y es que eso de que la puerta de turno se abra única y exclusivamente cuando has matado al último enemigo, no sé… como que se me antoja anticuado.

Técnicamente Quantum of Solace también está muy bien. Los gráficos, incluso en calidad media-baja (que es como yo lo he jugado) cumplen con su cometido, y algunas de las explosiones están muy logradas. El agua por el contrario me ha parecido bastante cutre, aunque supongo que en configuraciones gráficas superiores la cosa mejorará. El apartado sonoro también cumple la papeleta con nota, teniendo un excelente doblaje al inglés y unos efectos de sonido muy solventes. Quizás lo único que se le puede echar en cara es el tema de las animaciones, que en ocasiones resultan excesivamente robóticas, aunque quizás es que yo me muevo muy fluido... será cuestión de mirarme en el espejo.

La conclusión de este breve, pero esclarecedor análisis, es que Quantum of Solace es un producto muy sólido. Muchísimo mejor que la típica adaptación videojuguil de película a la que tan acostumbrados estamos, pero claramente inferior a los grandes del género como puedan ser Call of Duty 4 o Rainbow Six: Vegas. Así que si te gustan los FPS y tienes mono hasta que salga el CoD: World at War, no te lo pienses, esta nueva aventura de James Bond merece la pena. Eso sí, es cortillo, tanto que me ha durado un alquiler.

Ficha:
Desarrollador: Beenox
Distribuidor: Activision
Plataforma: PC
Género: FPS
Idioma: Español
PEGI: 16
Precio: 50€

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada