Retro Amor: Alien Storm



Si hay una compañía por la que siento amor, esa es SEGA. Si, amigos, lo admito, soy SEGUERO, con grandes y largas mayúsculas. Así me hicieron, no pude hacer nada para impedirlo, era un joven enano feliz al que compraron una Master System II, y luego la Mega Drive… y luego la Saturn… Que tiempos felices corrían hasta que llegó la Saturn… Sniff.

Pero no os voy a comentar mis penas, no, simplemente quería explicaros los motivos de la elección del juego del que os voy a hablar. El pertenecer a los cultistas de SEGA me ha permitido degustar alguna que otra joya, que otros no podían (y no hablemos de todos los juegos que me he perdido por ello). Y entre estos elegidos, hay un juego que no destacaba demasiado entre sus mayores, pero que siempre le tuve un cariño especial. Hablamos del Alien Storm, hablamos de los Alien Busters.

If there's something weird, And it don't look good…
Un juego que ya hacia las delicias en los salones arcade gracias a la posibilidad de jugar junto a dos amigos. Un beat 'em up de ritmo frenético que nos enfrentaba a hordas de aliens. Y desarrollado por SEGA, hacedora de Golden Axes varios, lo que aseguraba calidad… y una conversión digna a sus consolas. Y así llegó este arcade, que solo caté via MAME, a mi flamante MegaDrive. Nunca había visto un juego tan awesome a esas alturas, puesto que estaba acostumbrado a los beat’em ups al estilo Street of Rage que eran grandiosos, pero que para mi, les faltaba algo.

Y así encontré que les faltaba a esos grandes juegos que no me llenaban del todo: ALIENS. Si amigos, yo era uno de los acérrimos seguidores a programas como Alucine, que nos regalaba una dosis de terror los sábados por la noche, y ojito, que los disfrutaba como nadie… aunque a veces sentía que algo marrón asomaba la cabeza a través de mi tercer ojo… pero en fin, nadie es perfecto. Así que esos malditos seres de galaxias lejanas inundaban mi mente y mis pesadillas, nadie estaba a salvo de esos malditos hijos de Plutón.

Aliens por doquier, aliens de diferentes formas y colores, al más puro estilo Fantasmikos pero con más maldad. Y ahí estaba yo, listo para combatirlos. Ese era mi gran sueño, después de que me atormentaran esas criaturas del espacio en mis pesadillas, Alien Storm me permitiría vengarme de todos ellos. Solo tenía que introducir el juego y convertirme en uno de los tres héroes que podemos manejar. Podría ser el cachas Garth, la putit…valiente Karen y el robot Emilio Scooter. Ahora nadie vendría a molestarme mientras dormía.

Who you gonna call? Ghoostbu… ALIEN BUSTERS!!
Hay varias cosas que hicieron que tuviera un amor a primera vista con este juego. Por ejemplo, el hecho de que los aliens salieran de papeleras, buzones o cubos de basura, convirtiendo estos objetos cotidianos en sus casas al más puro estilo caracol galactico, me producía A M O R por todos los sitios de mi virginal cuerpo. Otra cosa es el principio de cada misión, en la que nos muestran a varios extraterrestres saltando y moviéndose por la pantalla mientras molestaban a indefensos humanos, todo esto encuadrado bajo el número de pantalla que estuvieras a punto de empezar y su nombre.

Pero sin duda lo que me enamoró completamente del juego fue su diversidad de niveles. El juego se mueve básicamente en un beat’em up de scroll horizontal típico de la época pero también teníamos varios tipos de misiones. Además de las míticas “avanza y golpea a todo lo que se mueva y tenga pinta de que te quiere petar”, podemos disfrutar de fases de disparos a tope, un shoot´em up en toda regla, en las que tendremos que movernos hacia arriba o hacia abajo mientras nuestro personaje avanzaba rápidamente hacia delante disparando a todo bicho viviente sin ningún tipo de concesión; y de un tercer tipo de fases en las que entramos en unos almacenes, un establecimiento o la mítica tienda de televisiones, dónde en un shooter on rails en primera persona, que se mueve de derecha a izquierda constantemente, tendremos que disparar a todo alien posible, además de recuperar energía especial y vida, arrasando con todo el mobiliario.

Esta combinación de diferentes niveles es uno de los mayores atributos de este juego que nos llevaba a completar una fase tras otra, a un ritmo frenético, para poder vencer a la amenaza alienígena. Y que decir de los enemigos finales, monstruos con multitud de formas para acribillarte de una forma a otra con un aspecto la mar de asqueroso y visceral. Y todo sin hablar de la inmensa nave espacial, dónde tenemos que evitar perdernos demasiado por ella, o veríamos ese conocido logo que reza: GAME OVER.

Pero no todo son dificultades, nuestros personajes disponen de ataques especiales que gastaban amablemente nuestra barra de energía especial. Ataques nucleares, aviones de defensa o el uso de las bombas robóticas. Eso sí, si nos quedamos sin energía lo mejor es arrodillarnos y mantener la boca abierta, a la espera de que los aliens tuvieran apetito sexual, puesto que estábamos bien jodidos. Excepto el robot, ya que en esa época, los robots no tenían articulaciones que les permitieran arrodillarse… y ahora que lo pienso, boca tampoco.

I ain't afraid of no aliens
A nivel gráfico, el juego cumplía bastante en la época en la que nació, y cumple honradamente en esta época. Ya le gustaría a muchos juegos de DS tener los gráficos del Alien Storm. Además, cada personaje dispone de diversas animaciones de combate que cambiaban según la distancia que mantuviéramos con el enemigo. Las músicas que acompañan al juego también son bastante atractivas, destacando las melodías extrañas y misteriosas que nos acompañan en las fases de disparos en primera persona.

Alien Storm, no es un juego 10, ni mucho menos, es más bien un juego notable que introdujo varias mejoras en un género que se estaba malacostumbrando. Además, el contexto alien lo hace más peculiar si cabe. Un juego bastante rejugable, que gana enteros jugando a dobles, además de disponer un modo VS que es una curiosa alternativa. Solo tienes que enchufar dos mandos, soplar el cartucho un poco, introducirlo en la ranura y ponerte a masacrar a diferentes tipos de razas interespaciales a ritmo electrónico.

Lets ride bitchiees

4 comentarios:

gamboi dijo...

Sin duda alguna, el mejor ataque especial era el del robot, al cual le explotaba la cabeza si mal no recuerdo xDDD.

Buen texto, me has recordado por un ratito a la primera vez que enchufe mi MD con un Mega Games dentro, donde salía esta joyita ><.

Andresito dijo...

Como ya te dije yo lo jugué en el emulador hace muchos años... cuando los emuladores eran una novedad, pero nunca me lo llegué a pasar. =(

budoson dijo...

Gracias por esto. El baile... El baile del final...

Jarkendia dijo...

Qué mítico. En mis tareas pendientes está el pasármelo algún día xd

Publicar un comentario en la entrada