Retro Amor: Metal Gear Solid



En 1998 yo no tenía Playstation. Unos años más tarde tampoco, pero nunca me importó. Yo tenía un Pentium II a 266mhz. ¿Quién demonios necesitaba una Playstation pudiendo jugar a Half Life, Baldur’s Gate o Dungeon Keeper? Estaba claro. O al menos yo lo tenía claro. ¡Ah! Pero no todo son rosas en la villa del señor, y los imberbes de mis amigos empezaron a hablar de “Grandes Turismos”, “Tony Hawks” y “ISSPROS”. A mi me la sudaba, los cochecitos y patinetas no iban conmigo y yo ya tenía FIFA (que tenía todas las licencias), ¿para qué necesitaba una Playstation que valía 25.000 pesetas?

Para jugar a Metal Gear Solid. Eso me decían todos. Nunca les hice caso.

Hechos y Datos

Hasta hace una semana.
Harto de ver a millones de “sonyers” y “no-sonyers” del mundo diciendo que Metal Gear Solid es el mejor juego que han jugado nunca , me dispuse a comprobarlo. Y lo he hecho. Aquí está la visión objetiva de MGS:

Historia: El gobierno de los Estados Unidos te envía a ti, Solid Snake, un super soldado con nanomáquinas implantadas en el cuerpo, a una misión ultra secreta. La misión consiste en detener a un grupo terrorista con poder para lanzar cabezas nucleares en todo el mundo. El líder de estos terroristas es tu hermano gemelo, que te odia porque eras el “preferido de papá”, que es el super soldado original, del que extrajeron las células para crearos. Así que Snake se abre paso hasta el dispositivo que lanza las cabezas nucleares (un mecha), lo destruye, mata a su hermano y se queda con la chica, que es la sobrina del coronel encargado de la misión.

Jugabilidad: Snake puede agacharse, disparar, golpear, fumar, agarrar por la espalda, pegarse a las paredes, disfrazarse de caja… En fin, muchas cosas útiles y que todo sea dicho, molan. No obstante, la cámara se sitúa un poco por encima de Snake, lo que nos impide ver que tenemos 3 metros más adelante. Claro que también tenemos la vista en primera persona, pero debes estar parado y sin apuntar con el arma, que por cierto no puedes apuntar como tal.

Curiosidades: Los soldados genoma, principales enemigos del juego, son soldados con excelente visión y oído, al menos eso te dicen al principio, pero no ven más allá de… ¿Dos metros? Quizás tres. Los cuerpos de los soldados desaparecen instantáneamente. Recordemos que estamos en un juego de sigilo.
El malo malísimo, Liquid Snake, sobrevive a un accidente de helicóptero que tú provocas (al disparar diez misilazos). A la explosión del robot en el que va montado (que tú provocas al disparar otros diez misilazos). A una somanta de hostias que le propinas a puño cerrado. A la caída “mortal” de lo alto del robot. Y a una serie de disparos con el metralletón de un jeep. Típico.


Opinión personal:

Metal Gear Solid fue el primer juego que trató a una generación entera de niños de entre 12 y 16 años como a adultos. Les dio una historia ligeramente más madura que el “salva a la princesa” o “recupera los cristales” y les puso en la piel de Snake, un mujeriego de voz ronca capaz de matar sin pestañear. Y los niños quedaron encantados. Hoy esos niños tienen entre 22 y 26 años, se han comprado su propia “pesetrés”, “tresesenta” o “Wii” (risas) y aún recuerda lo bien que se sintieron al salvar al mundo de la amenaza nuclear de Liquid. El problema es que hoy, a la mayoría sólo les queda esa sensación.
La mayoría de ellos no recuerda la nefasta cámara, que dicho sea de paso, es uno de los factores que más dificulta el juego. No recuerda que todos los “bosses” se matan exactamente de la misma manera. No recuerda que estos, al morir, te cuentan su traumática infancia. Y sobre todo, seguro que no recuerdan que la historia es de una mediocridad infame. Así que a todos los que no están de acuerdo conmigo, les invito a que lo vuelvan a jugar. Y que nadie venga con la cantinela de que es un juego de hace diez años, que Tenchu es del mismo año y lo estuve disfrutando hace bien poco.

Parte técnica:

Esto es un retro análisis. Aquí el apartado técnico está en un segundo plano. No obstante también es conveniente decir que los gráficos, acordes con la época, están bastante bien. La banda sonora es bastante buena, especialmente ese genial tema que es “The Best is Yet to Come” (si bien abusan mucho de él durante el juego). Y por último, el doblaje. ¿Qué decir del doblaje de Metal Gear Solid que no se haya dicho ya? Mmm… que no es tan bueno. La voz de Snake sí, es muy buena. Pero hay otras voces que no están a la altura. Lo siento. Raven, Ocelot o el mismísimo Liquid no dan la talla. Pero oye, está doblado al castellano y se agradece.

Nota final:

¿Nota? No, retro amor no pone nota. Imaginadla vosotros mismos.

¿Y esto, Kojima? ¿Esto qué es?

5 comentarios:

Luismi dijo...

Tío. Me ha gustado tu analisis. Tienes pluma de poeta, tío.

Se pueden hacer peticiones de análissi de juegos?

La Ilustre Redacción dijo...

Siempre ;D

Gran análisis, aunque no comparto mucho tu punto de vista, pero bueno, tendré que rejugarlo.

Klure dijo...

Hasta que no haya un análisis del gran Tokyo Bus Guide que salió para Dreamcast este no será un blog de videojuegos como DIos manda

Ldf dijo...

Sabes que no tienes razon en muchas cosas y ya te las he dicho, como por ejemplo que es una historia para una generacion de 12 a 16 años, que tu no tu vieras la play no significa que un tio de 20 tampoco, y que yo sepa los que hacian el analisis de los juegos en esos años también eran mayorcitos y no lo puntuaron como tu... Pero al fin y al cabo... Te quiero xD

Juliàn Llorens dijo...

sacrilegio!!
jejeje

En serio, genial el análisis aunque no puedo estar de acuerdo con muchas de las cosas. Si hoy en día analizásemos la gran mayoría de juegos de antaño bajo el prisma con el que lo has hecho no se salvaría ninguno de la quema.

XD

El mejor es el de NES!!!

Un saludo desde Sopla El Cartucho.

Publicar un comentario